MANTENIMIENTO DE PISCINAS

 

ANALISIS Y CONTROL

 

PH, ALCANICIDAD, DUREZA , CONTENIDO DE CLORO

 

El valor ideal de pH debe estar comprendido entre 7,2 y 7,4. Si el pH tiene un valor inferior a 7,0 el agua es ácida, por lo tanto tiende a corroer los elementos metálicos con los que entra en contacto.

Hay que aumentarlo con el uso de un producto básico (por ejemplo: carbonato de sodio). Si el pH es superior a 7,6, el agua es básica, por lo tanto favorece el desarrollo de la flora bacteriana y de algas, incrustaciones calcáreas y tiende a permanecer turbia. Hay que disminuirlo con el uso de un producto ácido (por ejemplo: bisulfato de sodio).

En el caso de las piscinas de uso público, pertenecientes a estructuras con actividades de recepción o finalidades a juegos acuáticos, la ley vigente permite usar los siguientes correctores de pH: ácido clorhídrico, ácido sulfúrico, sodio hidróxido, sodio bisulfato y sodio bicarbonato.

El pH tiene casi siempre la tendencia a aumentar en el tiempo: aumenta velozmente con el uso de productos cloratos alcalinos (hipocloritos).

El valor del cloro libre en el agua de la cuba debe estar comprendido entre 0,7 ppm y 1,5 ppm debe resultar uniforme en cualquier punto de la piscina. En el agua de introducción, dicho valor puede ser de entre 0,6 y 1,8 ppm. Un equilibrio del agua estable requiere una buena capacidad de resistir a las variaciones del pH.

Dicho grado de resistencia tiene la definición de titulo alcalimétrico completo (Tac).

Cuanto más elevado será el valor del TAC, y , por lo tanto, la alcalindad del agua, mayor será la dificultad en modificar el valor del pH.

 

DESINFECCIÓN

 

TRATAMIENTO DE CLORACIÓN (MANTENIMIENTO)

 

En comercio existen sistemas para la determinación del TAC. La dureza del agua de la piscina indica una concentración más o menos elevada de iones de calcio y magnesio, y se determina, generalmente, mediante titulación. Una dureza elevada tiene como consecuencia la formación de depósitos calcáreos que pueden dañar las instalaciones de la piscina, además de generar efectos antiestéticos . Una dureza excesivamente baja puede, en cambio, cebar la corrosión de todas las partes metálicas. Para reducir la dureza del agua se usan sustancias que ablandan el agua o se añaden productos específicos contra la formación de la caliza. El aumento de la dureza del agua se consigue mediante sales de calcio, como, por ejemplo, el cloruro de calcio.

Para la normal cloración del agua se usa Acido Tricloroisocianúrico en pastillas de 200 g (para piscinas con Skimer: Cada pastilla de 500 g tiene un poder de cloración para aproximadamente 30 mc de agua siempre y cuando la instalación funcione durante por lo menos 4 horas al día y furará algunos días.

En condiciones normales de funcionamiento la concentración de cloro libre tiene que ser de entre 0,7 dividido por 1,50 pp,. Al no conseguir dicha concentración hay que aumentar el número de las pastillas.

Viértase el producto en el skimmer y/o en la cuba de compensación en piscinas de borde enterrado con la instalación en marcha En el caso de piscinas de uso público, pertenecientes a estructuras con actividades de recepción o finalizadas a juegos acuáticos, la ley vigente permite usar los siguientes desinfectantes: ozono, cloro líquido, hipoclorito de sodio, hipoclorito de calcio, sodiodicloroisocianurado anhidro, sodiodicloroisocianurado bidrato y ácido tricloroisocianúrico.

 

Importante: Dado que el tratamiento de pastillas tiene la función de mantener el nivel de cloro, hay que utilizarlas después de haber conseguido el equilibrio del agua, sobre todo con un valor de cloro libre en la piscina de por lo menos 1.00 ppm.

 

COMO LIMITAR LA DISPERSIÓN DEL CLORO:

 

El cloro se consuma por dos razones:

  1. al oxidarse transforma las sustancias orgánicas presentes en el agua en cloruros.
  2. El sol lo destruye con la luz ultravioleta.

Esta última razón, que causa elevadas variaciones en la tasa de cloro libre, puede ser limitada con el uso de un producto específico como el ácido isocianúrico.

Añadiendo este producto al agua con que se llene la piscina se consigue la protección del cloro contra la luz ultravioleta; el ácido isacianúrico funciona además como agente de protección del cloro en exceso que cede al agua a medida de que se haga necesario.

Viértase el producto en el skimmer 7/o en la cuba de compensación en piscina de borde enterrado con la instalación en marcha.

 

TRATAMIENTO DE SUPERCLORACIÓN

 

Hay que llevarlo a cabo a principio de cada temporada y repetirlo cada dos semanas en piscinas privadas y cada 5/6 días en piscinas públicas con sodiodicloroisocianurado.

Después de la supercloración hay que esperar por lo menos un ciclo de filtración antes de controlar el nivel de cloro libre en la piscina. Seguramente el valor medio resultará elevado y por lo tanto no hará falta añadir más cloro hasta que el nivel no vuelva a lo normal.

Las operaciones de supercloració periódica sirven eficazmente sobre todo en los períodos más calurosos para combatir la aparición y proliferación de alga, además de las bacterias y de las sustancias contaminantes orgánicas.

La calidad a utilizar aconsejada es la siguiente:

Supercloración al inicio de temporada 15 divido por 20 g/m3

Supercloración periódica 8 dividido por 10 g/m3

Después de haber llevado a cabo un enérgico contralavado, viértase el producto lentamente (para permitir una fácil disolución) en el skimmer y/o en la cuba de compensación en el caso de piscinas de borde enterrado.

 

PORQUE RESULTA NECESARIA LA SUPERCLORACIÓN :

 

El cloro vertido en la piscina oxida las sustancias contaminantes presentes en el agua misma: se trata de sustancias llevadas por los bañistas (sudor, orina, saliva, etc.), por las precipitaciones atmosféricas, por el viento, por los insectos y para eliminar la resistencia al cloro de algas, bacterias, etc..

Cualquier agua de piscina, según el grado de contaminación, tiene su “cantidad de cloro necesaria” para oxidar estos contaminantes.

La oxidación, si es insuficiente, causa productos intermedios, las cloraminas, que son responsables para el molesto olor a cloro e irritación de los ojos.

Al oxidarse todos los productos contaminantes en el agua (es decir al superar el Break-Point o “Punto de Ruptura”) el cloro presente permanece como cloro libre como protección contra otros posibles contaminantes.

Al mantener en el agua de la piscina una tasa de cloro libre de entre 0,7 dividido por 1,50 ppm, el agua tendrá la máxima garantía de higiene.

La supercloración tiene el propósito de mantener el cloro libre en el agua por encima del Break-point, asegurando, incluso, la completa oxidación de los productos molestos (cloraminas).

 

TRATAMIENTO ANTI-ALGAS

 

Hay que efectuarlo a principios de cada temporada, vertiendo un producto específico antialgas periódicamente cada 15 dias.

Los elementos que favorecen la aparición y proliferación de algas son: temperatura elevada, pH alto, cloración insuficiente, presencia de nitratos.

Es imprescindible, por consiguiente, controlar frecuentemente el valor del pH y del cloro libre, para ajustarlos rápidamente según los valores correctos.

Las algas se manifiestan en formas diferentes.

Generalmente están agarradas a las paredes o al fondo de las piscinas, en los puntos donde el agua circula menos, pero pueden quedar también en suspensión.

Las algas son de tipo y color diferente. Las más frecuentes son de color verde y negro. Estas últimas son las más difíciles de combatir.

En el caso de piscinas de uso público, pertenecientes a estructuras con actividades de recepción o finalizadas a juegos acutáticos, la ley vigente permite usar las siguientes sustancias anti-algas: N-alquil-dimetil-bencil.amonio cloruro, poli (hidroxietileno (dimetiliminio) etileno (dimetiliminio) metileno dicloruro) y poli (oxietlileno(dimetiliminio) etileno (dimetiliminio) etileno dicloruro).

Uso: hay que verter muy lentamente el producto anti-algas en el skimmer con la instalación en marcha o en la cuba de compensación en el caso de piscinas de borde enterrado.

 

TRATAMIENTO DE FLOCULACIÓN

 

La floculación como coadyuvante de la filtración se efectúa mediante la eliminación de microscópicas suspensiones que pueden provocar enturbiamientos del agua de la piscina.

El floculante es un producto que se hidrata y aumenta su volumen. Las moléculas hidratadas se “atan” entre ellas y generan copos reticulados que, al depositarse en la capa de arena del filtro, aumentan el poder de filtración de la arena misma y, por consiguiente, aumentan la capacidad del filtro de detener incluso las impuridades más pequeñas.

Hoy en día la investigación y la experimentación han permitido encontrar productos que tiene una eficacia casi constante dentro de un amplio espectro de pH /6,8 dividido por 8.0, consiguiendo el máximo resultado en pH entre 7,2 dividido por 7,4. en el caso de las piscinas de uso publico, pertenecientes a estructuras con actividades de recepción o finalizadas a juegos acuáticos, la ley vigente permite usar los siguientes floculantes: sulfato de aluminio (sólido y solución), cloruro férrico, clorosulfato férrico, poli-hidróxi-cloruro de aluminio, poli-hidróxi-clorosulfato de aluminio, aluminato de sodio (sólido y solución).

Uso: hay que diluir el floculante en un contenedor en proporción 1:10 (1 parte de procutos por 10 partes de agua). Viértase el producto en el skimer y/o en la cuba de compensación en piscinas de borde enterrado con la instalación en marcha.

 

ELIMINZACIÓN DE LOS ENTURBIAMIENTOS

 

Después de mezclar el producto floculante (2-3 minutos) en un contenedor de plástico, viértalo en el skimmer que se encuentra más cerca de la bomba o en la cuba de compensación cerca de la aspiración con la instalación en marcha.

Uso: Dosis: 400- 500 g de producto diluido 10% por 100 m3 de agua.

Efectúese un enérgico contralavado cada 4-5 horas de filtración y llévese a cabo inmediatamente una nueva floculación hasta conseguir la cristalinidad deseada.

 

PREVENCIÓN DE LOS ENTURBIAMIENTOS O POTENCIAMIENTO DE LA CAPA FILTRADORA :

 

Viértase en el skimmer que que se encuentra más cerca de la bomba o en la cuba de compensación cerda de la aspciaración 200- 250 g de producto con dilución 10% por cada 100 m3 de agua.

Repítase la floculación cada vez que se limpia el filtro.

Viértase el producto en el skimmer y/o en la cuba de compensación en piscinas de borde enterrado con la instalación en marcha.

NB.: la filtración ideal no se debe parar nunca hasta conseguir las condiciones ideales del agua.

 

LIMPIEZA Y DESINCRUSTACIÓN DE LAS PAREDES Y DEL FONDO DE LA PISCINA

 

La piscina, además de la función de recreo, tiene función estética en el entorno de una vivienda, por consiguiente, conseguir un agua cristalina es sólo uno de los propósitos de quien posee una piscina, el otro es mantener el vaso en condiciones ideales, es decir sin depósitos calcáreos, ni negros en los bordes, ambos antiestéticos. Los primeros dependen de la dureza del agua depositada por el carbonato cálcico y los segundos de los depósitos orgánicos que flotan sobre el agua: ambos se acumulan en el borde.

 

DEPOSITOS CALCAREOS EN LA ENTERA SUPERFICIE DE LA PISCINA CAUSADOS POR PRECIPITACIÓN DE LA CAL Y DEL pH MÁS ALLA DE LO NORMAL.

 

Vacíese la piscina y viértase el producto anticalcáreo en un cubo de plástico, procurando entrar en la piscina con botas de suela blanca y guantes de goma: efectúese el tratamiento inmergiendo en el cubo un cepillo y frótese enérgicamente el fondo y las paredes. Se puede usar incluso una esponja o unos trapos. Hay que llevar a cabo la operación en cuanto la piscina se vacíe para evitar que la cal se haga demasiado seca.

Déjese actuar el producto durante aproximadamente 5/10 minutos antes de limpiar abundantemente, procurando vaciar el agua por medio de una bomba adicional (bomba sumergida).

Las cantidades son difíciles de establecer, dependen de muchas variables, cantidad de cal depositada, tamaño de la piscina y sobre todo posibles depósitos orgánicos mezclados con cal; lo importante es mantener la superficie húmeda de el anticalcáreo durante un tiempo suficiente.

 

DEPOSITOS CALCAREOS SOLO EN EL BORDE QUE DETIENE LOS RESIDUOS ORGANICOS, CREANDO UNA RAYA NEGRA.

 

Se presenta como una capa blanca. Teniendo en cuenta que la zona de intervención está muy cerca de la superficie del agua, bájese el nivel del agua misma de unos centímetros y siempre usando guantes de goma, frótese con un trapo húmedo impregnado de anticalcáreo.

Déjese actuar durante aproximadamente 5/10 minutos, y luego enjuáguese con el agua de la piscina. Repítase la operación si el resultado no fuese satisfactorio.

La pequeña cantidad de producto que precipita en el vaso no altera la calidad del agua.

 

DEPOSITOS ORGANICOS EN EL BORDE

 

Dependen de materiales oleosos que capturan humo y suciedades, dada su ligereza flotan en la superficie y se depositan el en el borde.

Para eliminarlos hay que utilizar un detergente alcalino.

Procúrese esparcir con detergente alcalino la superficie áspera de una esponja y frotar la zona afectada.

Espérense 5/10 minutos antes de enjuagar con el agua de la piscina. La pequeña cantidad de producto que precipita en el vaso de la piscina no altera la calidad del agua.

Puede que sustancias orgánicas se depositen en la superficie antes de la cal y/o al revés. Por lo tanto será necesario efectuar una doble intervención, es decir, antes eliminar la cal y luego los depósitos orgánicos y/o al revés.

 

LIMITACIÓN DE LOS DEPOSITOS CALCAREOS

 

En presencia de aguas duras y ferruginosas hay la posibilidad de impedir la precipitación de las sales de calcio, magnesio y del hidrato de hierro utilizado ya desde el primer tratamiento el producto Sequestrante de Calcio que tiene la propiedad del calcio y del magnesio presentes en el agua.

Las dosis aconsejadas varían de Kg. 0,5 a Kg 1,5 por cada m3 de agua por una dureza máxima de 50 º grados franceses.

Para grados de dureza superiores, las cantidades a utilizar pueden ser dobles. El producto no modifica el valor del pH.

Hay que verter el producto en el skimmer y/o en la cuba de compensación para las piscinas de borde enterrado con la instalación en marcha durante por lo menos 14 horas.

 

ELIMINACIÓN DEL EXCESO DE CLORO LIBRE

 

Puede manifestarse la necesidad de usar dosis elevadas de cloro para desinfectar el agua de la piscina.

Si la cantidad de cloro libre de residuo en la piscina resulta demasiado elevada para un baño ideal, hay la posibilidad de utilizar el producto Sequestrante de Calcio para restablecer rápidamente la correcta concentración de cloro libre.

 

La dosis de 2g/m3 permite reducir la tasa de cloro libre de aproximadamente 1,00 ppm. Hay que verter el producto en el skimmer y /o en la cuba de compensación para las piscinas de borde enterrado con la instalación en marcha.

 

HIGIENE

 

Es imprescindible prevenir la formación y difusión de hongos y verrugas que se pueden trasmitir de un individuo al otro al andar uno descalzado por el suelo alrededor de la piscina, en los servicios higiénicos y en los vestidores.

El desinfectante (Sanificante) ha de ser utilizado previa dilución de 1% en un contenedor.

Lávese el suelo con la solución y la ayuda de una escoba.

El producto resulta específicamente apropiado para desinfectar vestidores y servicios higiénicos.

En estos entornos, por medio de un común rociador de uso doméstico, destinado únicamente a dicho uso, humedézcanse las superficies dejándolas, luego, secar sin frotarlas. Se puede añadir al agua de las cubetas para limpiar los pies (dosis máxima 3%) colocadas en los recorridos obligatorios de las piscinas.

 

PROBLEMAS TIPICOS DE LAS ALGAS Y RELATIVA SOLUCIÓN

 

ALGAS EN SUSPENSIÓN

 

El agua de la piscina aparece verde y turbia: esto significa que hay presencia de algas en suspensión.

Contrólese el valor del pH ( y si hace falta corríjaselo ) dado que las algas consuman el gas carbónico contenido en el agua, rindiéndola de esta manera alcalina.

Contrólese también el valor de cloro libre y, si hace falta, efectúese una supercloración.

Para que el agua vuelva a las condiciones cristalinas ideales en tiempos más reducidos, aconsejamos efectuar una floculación.

Elimínense los depósitos del fondo con el limpiafondo de aspiración y llévense a cabo, durante dicha operación, frecuentes contralavados.

La filtración ha de ser continua hasta que el agua no consiga estar en condiciones ideales.

 

ALGAS VERDES EN LAS PAREDES

 

El agua resulta opaca pero no turbia, y el fondo y las paredes resultan deslizantes y presentan manchas verdes. Por lo que se refiere al tratamiento de las aguas, véase el punto (Algas en suspensión).

Después de 12 – 24 oras cepíllense las manchas y luego aspírense las algas con el limpiafondos de aspiración.

La filtración ha de ser continua hasta que el agua consiga estar en condiciones ideales.

 

ALGAS BRUNAS

 

Dónde aparecen?

En piscinas pintadas, en revestiditos de vinilo o fibra de vidreo: se presentan como manchas pardas oscuras con matices radiales grises.

En las piscinas de baldosas o de mosaico vidrio: en los intersticios entre las baldosas o (azulejos).

 

Este tipo de algas resiste incluso a enérgicos cepillados, por lo tanto hay que intervenir con tratamientos químicos “de choque” del agua.

Contrólese el pH y, si hace falta, corríjase hasta conseguir los valores ideales y efectúese una supercloración de 30 g/m3.

Manténgase esta condición durante 2 o 3 días con la instalación constantemente en funcionamiento según la intensidad del fenómeno.

Eviten bañarse hasta que las condiciones del cloro libre y del pH no vuelvan a la normalidad. En las instalaciones con tuberías de metal, pueden aparecer pequeñas corrosiones causadas por la agresividad del agua, y por lo tanto puede que “chorros marrones”, causados por el hierro oxidado producido por la corrosión salgan de los orificios de entrada del agua.

Puede ocurrir que, debido a las disensiones del fenómeno, resulte repetir el tratamiento. La filtración ha de ser continua hasta que el agua consiga estar en condiciones ideales.

 

EL AGUA CON QUE SE LLENA LA PISCINA TRATADA CON CLOR SE HACE TURBIA Y ADQUIERE UNA COLORACIÓN PARDA, VERDINEGRA, BRUNA O NEGRA.

 

El agua con que se llena la piscina contiene hierro, magnesio o cobre que, oxidados por el cloro, precipitan hacia el fondo.

El fenómeno de la turbiedad y de la coloración del agua no permanece durante más de 24 28 horas.

En estos casos aconsejamos llevar a cabo una supercloración para favorecer la oxidación y, por consiguiente, la precipitación de los óxidos, aumentar las horas de filtración, llevar a cabo un contralavado cada 3 – 4 horas y además, después del primer contralavado, efectuar una floculación que habrá de repetirse después de cada contralavado. El floculante lleva a cabo su acción dentro de un espectro de valores de pH bastante amplio ( 6,5 dividido por 8 ); sin embargo, aconsejamos mantener un pH amplio (6,5 dividido por 8); sin embargo, aconsejamos mantener un pH de entre 7,2 dividido por precipitados en el fondo de la piscina con el limpiafondo de aspiración. La filtración ha de ser continua hasta que el agua consiga estar en condiciones ideales.

INCRUSTACIONES EN LAS PAREDES Y EN EL FONDO DE LA PISCINA

Aparecen a causa de la excesiva dureza del agua con que se llena la piscina que genera depósitos de carbonato cálcico.

Para evitar estos inconvenientes basta con usar Sequestrante de Calcio en una cantidad de Kg 0,5 divido por 100 m3 de agua hasta conseguir una dureza de 50 franceses.

Grados franceses

de 0 a 7 agua muy blanda

de 7 a 17 agua blanda

de 15 a 30 agua moderadamente dura

de 30 a 50 agua dura

Más de 50 agua muy dura

AGUA OPACA, LACTESCENTE

si el fenómeno es la consecuencia de un mal funcionamiento del filtro puede depender de una suspensión de carbonato cálcicom a causa de un pH y de una dureza del agua elevados.

Redúzcase el pH hasta conseguir un valor e entre 7,2 dividido por 7,4.

contrólese y/o hágse controlar la dureza del agua con que se llene la piscina, compárense los de la tabla siguiente por si hay que considerar el agua con que se llene la piscina o demasiado dura.

OLOR A CLORO

Contrariamente a lo que se puede pensar, el olor a cloro no depende de un exceso sino de una falta de cloro.

El fuerte olor a cloro depende de las cloraminas no completamente degradadas, dado que nos encontramos bajo el break - Point (unto de ruptura), por encima del cual el fenómeno se anula. En este caso es imprecindible un control del pH (y su currección, si hace falta), una supercloración para superar el Break-Point y mantener después los niveles de cloro acerca de 0,7 dividido por 1,5 ppm.

IRRITACIÓN DE LA PIEL, PICOR, IRRITACIÓN DE LOS OJOS

El fenómeno depende de un escesivo aumento del pH que, tiende a aumentar de por sí.

En este caso basta con ajustar el pH entre 7,2 dividido por 7,4.